RESEÑA | «Matilda: El musical» no es milagrosa, pero es muy divertida

Matilda

(CNN) — Aportando una gran energía a la traslación del libro al musical y de este a la pantalla, «Matilda, de Roald Dahl: El musical» aterriza en Netflix como un ejemplo gratificante de la peligrosa práctica de construir tales esfuerzos en torno a los niños. Por supuesto, ayuda que la joven estrella, Alisha Weir, lo haga estupendamente, apoyada por los maravillosos papeles de Emma Thompson y Lashana Lynch, que prolongan lo que ya han sido buenos años para ambas.

La historia de Dahl sobre una niña con padres ausentes y poderes inusuales, enviada a un internado dirigido por la abusiva y odiosa Srta. Trunchbull (Thompson, maquillada como una supervillana), es ciertamente oscura, incluso para los estándares del autor. Pero adaptada al teatro por Tim Minchin, autor de las canciones, y dirigida aquí por Matthew Warchus, que abrió muy bien la puesta en escena al estilo cinematográfico, es una alternativa pulida y divertida a actividades navideñas menos atractivas, como lidiar con la familia.

Quizá la controversia más tonta se deba a las preguntas sobre si Thompson se había puesto un «traje de gorda», cuando el cambio de imagen de Trunchbull consiste tanto en hacerla temible e imponente —en consonancia con los días de gloria del personaje como atleta olímpica— como en hacerla más corpulenta.

Para que nadie lo olvide, Thompson también se metió bajo prótesis poco favorecedoras en «Nanny McPhee» y encarnó con lujuria a una villana en «Cruella» de Disney. En un año en el que ya ha ofrecido una actuación sobresaliente en la discreta película de Hulu «Good Luck to You, Leo Grande», sus escenas ofrecen un recordatorio de lo exquisita que puede ser cuando se suelta de esta manera.

«Esto no es una escuela. Es una prisión», le dicen a Matilda cuando llega a Crunchem Hall, donde la cruel directora considera que su mandato es aplastar a los niños, no educarlos. Afortunadamente, la niña se gana a sus amigos con su actitud desafiante y encuentra una aliada adulta en la señorita Honey (Lynch, la antítesis tímida de su papel en «The Woman King»), que reconoce inmediatamente que Matilda es especial.

Los números de canto y baile aprovechan al máximo la plantilla más amplia que permite el cine, con niños saltando en todas direcciones en las piezas centrales «Revolting Children» y «Miracle», así como en la más conmovedora «When I Grow Up».

Llamar a «Matilda» ‘milagrosa’ sería ir demasiado lejos, pero la película se une a una larga tradición de musicales centrados en los niños (invariablemente convertidos en material para obras de teatro escolares), desde «Oliver» a «Annie», de una forma que tiende un puente entre la película de 1996 y esta versión musical.

«Mamá dice que soy un buen caso para el control de la población», canta al principio la maltratada Matilda.

Aunque es probable que el número de musicales llevados a la pantalla merezca un poco de planificación familiar, «Matilda, de Roald Dahl: El musical» es una demostración vivaz de que siempre hay sitio para otro bueno.

«Matilda: El musical» se estrenó el 25 de diciembre en Netflix.

Te invitamos a leer: Película dominicana «Danny 45» gana premio en Festival de Cine FICARQ de Madrid