De Annie a Anne Hathaway

Anne Hathaway

EFE – Anne Hathaway acababa de cumplir 19 años cuando se estrenó “The Princess Diaries”, su debut en la gran pantalla y que supuso su salto a la fama. Han pasado 21 años desde entonces y Hathaway cuenta con más de cuatro decenas de títulos en su filmografía y un Óscar, un Globo de Oro, un Bafta y un Emmy, entre otros premios. La actriz, que una vez aseguró que prefería que se refirieran a ella como Annie, cumple 40 años.

“Llámame Annie. Todos, todos llamadme Annie, por favor. Es… ¿podemos hablar de mi nombre un segundo?”, dijo al inicio de una entrevista en The Tonight Show en 2021. Entonces la actriz contó que con 14 años rodó un anuncio y necesitaba la tarjeta del sindicato de actores, y cuando le preguntaron qué nombre querían que pusieran, ella pensó que debería ser su nombre real y les contestó que se llamaba Anne Hathaway.

“Pareció la elección correcta, pero nunca se me ocurrió que el resto de mi vida la gente me iba a llamar Anne”, dijo entonces. “La única persona que me llama Anne es mi madre y solo lo hace cuando está enfadada conmigo, realmente enfadada”, aseguró. “Así que cada vez que estoy en público y alguien dice mi nombre creo que me van a gritar”, dijo.

Anne Hathaway

Hathaway nació el 12 de noviembre de 1982 en Brooklyn y la actuación le venía de familia, concretamente por parte de su madre, Kate McCauley, que era actriz de teatro; su padre era abogado. Cuando tenía seis años, la familia se mudó a Millburn, en New Jersey, donde se crio.

Cuando era pequeña, vio a su madre interpretar a Fantine en “Les Miserables” y quedó prendada del escenario, fue la mecha que prendió sus aspiraciones de convertirse en actriz. Participó en obras escolares y su adolescencia, según publicó Harpers’ Bazaar en 2014, fue típica, odiosa y enfadada. “No tienes ni idea de por qué estas enfadada. Simplemente lo estás”, aseguró.

La actriz estudió en el Barrow Group Performing Arts Center en Nueva York y con tan solo 16 años consiguió su primer papel en televisión, en la serie “Get Real”, entre 1999 y 2000, año en el que se graduó. Un año más tarde protagonizó “The Princess Diaries”, en la que compartía cartel con Julia Andrews e interpretaba a Mia Thermopolis, una adolescente estadounidense que descubre que es heredera al trono de un pequeño país europeo.

Esta cinta la lanzó al estrellato y tras ella participó en “The Other Side of Heaven”, “Nicholas Nickleby”, “Ella Enchanted” y la segunda parte de “The Princess Diaries”. En 2005 estrenó “Brokeback Mountain”, en la que interpretaba a Laureen Newsome, la mujer de un vaquero homosexual enamorado en secreto de otro cowboy. “Creo que la gente asumió que era una chica buscando un ‘felices para siempre’, cuando para mí esa es la parte menos interesante de la historia”, dijo al mismo medio en otra ocasión. “Con `Brokeback´ pude ir más allá de eso”.

Un año después volvió a acariciar el éxito con “The Devil Wears Prada”, junto a Meryl Streep. Y siguió con “Becoming Jane”, “Get Smart” y “Rachel Getting Married”, drama en el que interpreta a una joven que sale de rehabilitación para asistir a la boda de su hermana y por la que recibió su primera nominación a los Óscar. “Llegó en un momento de mi vida en el que estaba tan lista”, dijo a Interview Magazine el pasado junio. “La gente con la que estaba era más que extraordinaria. Nunca lo olvidaré y no sé si alguna vez podré capturarlo en palabras, así que probablemente debería dejar de hablar”.

EL ÉXITO DE “LES MISÈRABLES”

Ya en la segunda década de los dos mil, Hathaway mantuvo su alto ritmo de trabajo y participó en proyectos como “One Day”, de 2011; “The Dark Knight Rises”, de 2012; “Interestellar”, dos años después; “The Intern”, en 2015, y “Ocean’s 8”, en 2018, entre otras. Pero fue “Les Misèrables” en 2012, con la que obtuvo su segunda nominación a los premios de la Academia y su primera estatuilla.

Al igual que había hecho su madre años antes, en aquella gira con la que se enamoró del teatro, Hathaway dio vida a Fantine en la adaptación cinematográfica de “Les Misèrables”. “Acudí a ella”, dijo la actriz según publicó The Hollywood Reporter en 2013. “Hablamos del personaje. Me contó mucho sobre su experiencia interpretando Fantine, lo que me dio incluso más confianza de que estaba en mi sangre, en mi ADN, era un legado familiar. Creo que me permitió conectar con el personaje a un nivel más profundo, sabiendo cuanto significó para ella”.

Hathaway está casada desde 2012 con el productor, entre otras facetas profesionales, Adam Shulman, con quien ha tenido dos hijos. Sus trabajos más recientes han sido la miniserie “WeCrashed”, en la que se mete en la piel de Rebekah Neumann, cofundadora de los espacios de trabajo compartido WeWork, y la película “Armageddon Time”.

 Te invitamos a leer: “Black Panther” domina cómodamente la taquilla