Artistas piden la paz en el festival Vive Latino

festival

AP – La canción “Mal bicho” de Los Fabulosos Cadillacs no pudo sonar más apropiada el domingo en el festival Vive Latino, donde el vocalista Vicentico pidió tres minutos de silencio para que el público tomara fuerza para corearla mientras en Europa se libra una guerra por la invasión rusa en Ucrania.

El tema clásico de la banda argentina, uno de los actos más esperados del día, ha sido un grito de paz desde su lanzamiento en 1995 con los versos: “Yo no voy / a las guerras / a la violencia / a la injusticia / y a tu codicia… / ¡digo no, no, no! / Paz en el mundo”.

Los Cadillacs también deleitaron al público en el Foro Sol de la Ciudad de México con “Vasos vacíos”, “Matador” y “Siguiendo la luna”, entre otros éxitos.

Y no fueron los únicos que clamaron paz. “Hace falta unidad (grosería) entre la humanidad”, declaró Residente.

“Hay mucha guerra”, dijo al cantar “El aguante”, pidiendo al público que saltara por “los que no están, por los que están, por los que se fueron”.

El rapero puertorriqueño también recordó que su último concierto antes del cierre por la pandemia fue en diciembre de 2019 el Zócalo de la Ciudad de México.

“La última vez que toqué antes de la pandemia fue acá en México y la primera vez que vuelvo y toco es acá en México”, dijo. “Yo estaba bastante paranoico, no salía, así que gracias, se siente (grosería)”, agregó antes de ser vitoreado por el público para interpretar “La vuelta al mundo” de su antigua agrupación Calle 13.

Residente abrió su concierto interpretando su “tiradera” grabada en la sesión 49 del rapero argentino Bizarrap. También cantó “Latinoamérica” y su recién estrenado “This Is Not America”.

En otro escenario, el madrileño C. Tangana invitó al intérprete de música regional mexicana Adriel Favela para cantar juntos su tema “CAMBIA!”, e hizo corear al público con “Demasiadas mujeres” y “Ateo”.

Para otros artistas como Gustavo Santaolalla, productor de bandas favoritas del Vive Latino como Café Tacvba y Maldita Vecindad, el festival también le permitió cumplir una cita que se había aplazado por la pandemia en 2020.

“Qué bueno estar acá, ustedes saben que este lugar es un lugar muy especial porque muchos grupos, muchos artistas con los que tuve la suerte de trabajar, el privilegio de trabajar, tocaron acá”, dijo Santaolalla antes de interpretar “Quiero llegar” en su debut en el Vive Latino. “Siempre era un sueño para mí poder venir y traer mi música acá y hoy se dio. ¿Qué más puedo pedir en este país que siempre ha sido tan generoso, tan cariñoso conmigo?”.

Santaolalla también interpretó “A solas”, “Ando rodando” y “De Ushuaia a la Quiaca”, uno de sus temas populares con ronroco para la película “Diarios de motocicleta” de Walter Salles.

“Había un tema que yo tenía, que había hecho muchos, muchos años, te diría casi 30 años antes, inspirado por un viaje que hice con mi hermano del alma León Gieco. Hicimos un viaje desde Ushuaia en Tierra del Fuego hasta la Quiaca, un viaje maravilloso buscando nuestra identidad”, contó. “Y de pronto Walter Salles eligió este tema, sin saber absolutamente nada de eso, para ese viaje también que hicieron Ernesto Guevara y su amigo (Alberto) Granado por Latinoamérica, también buscando su identidad”.

Eric Burton de Black Pumas bajó del escenario y terminó nadando entre el público al cantar su éxito “Colors”. La banda de soul y rock afrolatino tuvo una de las presentaciones más suaves de la noche, con temas como “Know You Better”, “Fire” y “Oct 33”.

Lido Pimienta, Siddhartha, Pixies, Banda MS y Groove Armada fueron otros de los artistas que se presentaron el domingo en el segundo día del festival que reunió a 80.000 asistentes.

También puedes leer: Maná arranca su residencia en Los Ángeles para romper esquemas, crear conciencia y hacer historia