Laura Bozzo revela que recibe ayuda psicológica tras sus problemas legales

Arte Y Medio

A unos días de haber iniciado el 2022, Laura Bozzo concedió su primera entrevista del año para diversos medios de comunicación donde habló sobre su actual situación legal después de lo vivido en 2021, tras una denuncia en su contra por evasión fiscal.

La expresentadora, Laura Bozzo dio algunos detalles para las cámaras del matutino Venga la Alegría sobre cómo va el proceso legal en su contra y, ahí la conductora peruana recalcó que afortunadamente tiene abogados que han presentado todas las pruebas para demostrar que no cometió ningún delito fiscal.

“Yo tengo la suerte de tener abogados que realmente se están ocupando del caso y han presentado las pruebas que se han requerido para demostrar que nunca hubo un tipo de depositario ilegal, es más, en algún momento yo ofrecí la casa y me la negaron”, señaló para Venga la Alegría.

Sumado a esto, la polémica presentadora señaló que tras sus problemas legales en 2021, su cuerpo sufrió algunas secuelas físicas y mentales: “Hasta ahora tengo ataques de pánico, yo tengo un psiquiatra desde hace varios años. Yo soy medio loca, no voy a decir que no. Desde los 8 años me llevaron por primera vez al psicólogo […]”, dijo.

Asimismo, Laura Bozzo destacó que ella también es abogada y no sería tan “bruta” para vender una propiedad que había sido embargada, aunque reconoció que en su momento si la había ofrecido, pero las autoridades mexicanas no la aceptaron.

“Jamás he cometido ese tipo de delitos y el registro público me dio la certificación de que no había ningún embargo. […] Soy abogada. Tan bruta no voy a ser de vender una casa embargada”, enfatizó Laura Cecilia Bozzo Rotondo.

Para finalizar su conversación con los medios mexicanos, la presentadora de 69 años aseguró que cuenta con todas las pruebas necesarias para demostrar que no incurrió en un delito fiscal, pero que aún le debe dinero al SAT: “Entonces hemos apaleado la orden de vinculación de proceso para dejar el caso, pero de que hay que pagar sí, hay que pagar”, explicó la exconductora de Laura en América.

Fue a mediados del año pasado que Laura Bozzo fue procesada por un presunto delito fiscal que sobrepasaba los 12 millones de pesos (602.004 dólares) al vender un inmueble embargado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Tan pronto se supo, La Fiscalía General de la República (FGR) acusó a Bozzo de vender un inmueble para pagar una deuda con lo que incurrió en un delito que pudo haberla llevado a prisión de tres a nueve años. Posteriormente, la FGR solicitó a la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), una ficha roja en contra de presentadora peruana.

Tras notificarla, esta no se presentó de manera voluntaria al Centro de Prevención y Readaptación Social en Almoloya. Motivo que le dio al juez federal para ordenar la captura de la presentadora quien se encontraba prófuga de la justicia.

Posteriormente, el 25 de octubre otro juez determinó que el ilícito imputado no ameritaba prisión preventiva, la conductora tuvo que entregar su pasaporte, por orden del juez, y pagar la cantidad señalada como garantía mientras enfrentaba el proceso sin estar prófuga de la justicia.

Lo sucedido en 2021 no ha sido la única ocasión en el que Bozzo se mete en problemas con una autoridad federal, en el año 2002, la presentadora fue detenida en la ciudad de Miami por una supuesta vinculación con actos de corrupción durante el mandato del expresidente, Alberto Fujimori.

Además, se le dictó arresto domiciliario donde la conductora no tuvo más opción que fijar su domicilio en el estudio de televisión desde el cual se grababa sus programas para ser transmitidos en el exterior por Telemundo.