Tribunal español admite demanda contra Miguel Bose

Arte Y Medio

La demanda interpuesta por el escultor Ignacio Palau contra su excompañero sentimental, el cantante Miguel Bosé, fue admitida a trámite, según informó el despacho de abogados español Ortolá Dinnbier, especializado en asuntos de familia, lo que daría pie a que la expareja se vuelva a ver pero ahora en los tribunales. La demanda fue presentada por el escultor el pasado 17 de octubre ante la jurisdicción civil "en defensa de los derechos e intereses de sus hijos" tras 26 años de relación, señaló el bufete en un comunicado.

Palau pide, según la nota, "acciones de filiación paterna no matrimonial con fundamento en la posesión de estado", así como una "acción acumulada para el establecimiento de medidas paternofiliales de hijos no matrimoniales". La demanda también exige una "acción subsidiaria para el reconocimiento y fijación de un derecho de relación de allegados" y solicita "medidas cautelares para el establecimiento urgente de visitas y alimentos". 

Es decir, la expareja del intérprete español exige derechos para a los hijos adoptivos, así como una pensión y recursos económicos, ya que el escultor era totalmente dependiente de Bosé durante el tiempo que duró la relación sentimental.

Bosé, que ha vendido más de 30 millones de discos y cuenta con más de 70 éxitos que han sido número uno en Europa y América, reside desde hace poco en México, adonde se mudó tras vivir cuatro años en Panamá, y ha mantenido un discreto bajo perfil. 

Palau dejó de lado su carrera como escultor para seguir a Bosé en su carrera musical, por lo que recibía una mensualidad y además tenía tarjeta de crédito. Era totalmente dependiente económico del intérprete de "Bandido". Pero tras su separación, el escultor ya no recibió esos recursos económicos. Hasta el momento, ni Palau ni Bosé se han pronunciado sobre la situación