La falsa heredera de “Inventing Anna”, condenada por fraude en Nueva York, obtiene la libertad

Inventing Anna

EFE – Anna Sorokin, la falsa heredera condenada por fraude en Nueva York y cuya historia recreó la serie «Inventing Anna» (Netflix) obtuvo la libertad, aunque la Justicia de EE.UU. le ha ordenado confinarse y ha vetado su uso de las redes sociales mientras se resuelve el litigio sobre su deportación.

Condenada en 2019 a prisión por delitos financieros, Sorokin salió de la cárcel en febrero del año pasado por buena conducta pero entonces asumió su custodia la agencia de Inmigración y Aduanas de EE.UU. (ICE, por su sigla en inglés) porque su visado había expirado, y ha pasado el último año y medio detenida.

Según informaron medios locales, un juez de inmigración aprobó el miércoles la libertad de la impostora, (que se hacía llamar Anna Delvey), a condición de que pague 10.000 dólares de fianza, se someta a confinamiento con vigilancia electrónica y no acceda a las redes sociales.

Inventing Anna

La mujer, de 31 años, nacida en Rusia y que tiene nacionalidad alemana, seguirá litigando para evitar que las autoridades estadounidenses la expulsen a Alemania.

Su abogado, Duncan Levin, dijo al diario especializado en sociedad Page Six que la impostora está agradecida por la decisión del juez de liberarla y que se centrará en «apelar su condena errónea«, aunque señaló que tiene «algunos obstáculos» que superar respecto a las condiciones impuestas.

La publicación sugiere que Sorokin tiene el dinero necesario para pagar la fianza –derivado en parte de sus ganancias de la serie de Netflix, que también le sirvieron para compensar a sus víctimas- pero su aislamiento social tras el escándalo está dificultando que encuentre una residencia en la que alojarse.

A finales de marzo, ganó relevancia en el mundo del arte gracias a la exposición «Free Anna Delvey» en Nueva York, que vendió varios de sus dibujos realizados en cautividad y reunió a artistas simpatizantes suyos que reivindicaron su puesta en libertad.