Publicidad
Home Espectáculo Continúan los enfrentamientos entre Julián Gil y Marjorie de Sousa

Cuando todo parecía ir tomando su camino, surge un nuevo desencuentro entre Julián Gil y Marjorie de Sousa. Se suponía que el actor argentino iba a poder ver a su hijo Matías el pasado sábado 28 e octubre, tal y como estaba estipulado. Sin embargo, no pudo ser.

Antes de que nadie se lanzara a hacer acusaiones, Marjorie lanzó un comunicado donde expresaba por qué este encuentro no pudo ser posible. “Referente a la resolución del Juez, con respecto a la convivencia entre Matías y Julián Gil, es importante destacar que deseo la convivencia entre mi hijo y su papá”, comienza el comunicado.

Pero lo requerido por la modelo y sus abogados parece que no se cumplió y finalmente el encuentro no se pudo dar. La actriz venezolana explicó con pelos y señales lo que pasó. “En dicho acuerdo se estipula claramente que en un máximo de 3 días, deben proveerse los nombres de las enfermeras al juez competente para que asistan con el cuidado de Matías y que es imprescindible que estén con él, que deben conocer a la perfección sus hábitos alimenticios y cuidados médicos”, explica el escrito.

“Lamentablemente, los nombres no fueron proporcionados a la autoridad y, como siempre lo he expresado, el cuidado y salud de mi hijo son prioridad. Finalmente, reitero mi voluntad de llegar al mejor acuerdo para el bienestar de Matías”, concluye Marjorie.

Unas palabras que no parecen haber convencido al argentino, quien dolido y con el corazón roto escribió un mensaje desgarrador en su cuenta de Instagram que dejaba ver su pena profunda y enfado a la vez.

“Me quedé esperándote hijo mío”, empieza su escrito. “He tenido días difíciles y hoy una vez más la señora se burla de todos y de mi hijo Matías después de meses de lucha para poder estar con mi hijo, y el Juez que atiende el caso se pronuncia a mi favor dándome el derecho de compartir con mi Mati fuera de los juzgados”, explica el actor impotente.

Incrédulo ante la situación no tuvo reparo en dirigirse a la madre de su hijo con varias preguntas. “¿Son muchas 4 horas cada 15 días? ¿Cuál es el misterio? ¿Por qué tanta artimaña? Hay que promover el amor por el bienestar del niño. ¿Por qué tanto dolor y mentira?”, prosigue su escrito.

A pesar de todo, el argentino tiene claro que su lucha no cesa aquí y que no va a parar hasta tener a su pequeño Matías en brazos. Esperemos que pronto se llegue al acuerdo deseado en el que todos salgan beneficiados.

Publicidad